Los vigorizantes masculinos más vendidos

 In partner store

Todavía hay prejuicios sobre algunos aspectos, mientras que de otros se habla con mucha libertad. El mito de los alimentos afrodisiacos Seguro que has escuchado hablar alguna vez de que la canela o el jengibre son afrodisiacos, pero la lista de alimentos que supuestamente potencian el deseo sexual es casi infinita.

Hay solo un poquito de verdad en lo que, por lo general, es un mito. En realidad, son tres ideas. No hay que subestimar el poder de la mente.

El convencimiento de que funcionan puede, en algunos casos, hacer que tomarlos estimule el deseo sexual. Algunos de los vigorizantes tienen nutrientes que, en grandes proporciones, podrían tener un efecto positivo sobre vigorizantes efectivos deseo. Pero para ello habría que consumir enormes cantidades del alimento, algo poco probable y hasta contraproducente. Un estomago muy lleno no es el mejor aliado de una buena sesión de sexo.

Sentir placer comiendo un alimento en particular puede ayudar a estimular el resto de sentidos, entre los cuales el deseo sexual. Algunas personas pueden sentir un poco de excitación al probar algo picante o una textura muy sensual. Aspectos psicológicos. Afecciones médicas. Una higiene de vida poco saludable. El estrés o el cansancio pueden tener un impacto notable sobre el deseo sexual. Para saber si puede ser la causa, basta con ver qué ocurre en periodos de relajación y descanso, como las vacaciones.

Si entonces no hay problema, probablemente haya que trabajar para reducir el estrés cotidiano y tener un mejor sueño. Otras causas frecuentes son las tensiones con la pareja. El sexo es una actividad muy psicológica, y si hay problemas en la relación, se pueden trasladar a la cama.

Y no olvidemos la rutina que se puede instalar con el tiempo. Cambios hormonales Con los años, es normal que el nivel de testosterona de un hombre vaya bajando. Pero hay soluciones. Primero, con una mejor higiene de vida, se puede mejorar el nivel de testosterona.

Y también es posible obtener un diagnóstico médico y un tratamiento hormonal, si fuera necesario. Causas médicas Algunas enfermedades, como la obesidad, la diabetes o problemas de tiroides pueden tener como efecto una bajada del deseo sexual masculino. Otro caso muy frecuente es el uso de algunos medicamentos que tienen como efecto adverso una reducción de la libido.

Una buena comunicación con el médico permite solventar muchas de esas situaciones. El médico puede recetar otros medicamentos con menos efectos secundarios, o dar tratamientos para evitar la pérdida de deseo.

Hacer deporte y tonificar el cuerpo ayuda a tener una mejor autoestima, que también repercute sobre el deseo sexual. Y no solo hablo de comer sano y hacer ejercicio. También es recomendable evitar sustancias como el tabaco o el alcohol. Fumar aumenta el riesgo de disfunción eréctil. El consumo de alcohol tampoco ayuda, ni siquiera a corto plazo. Puede quitar inhibiciones, pero también es un depresor y puede inhibir la respuesta sexual.

Creo que la mejor forma de resumir este artículo es afirmar que no hay mejor vigorizante que una combinación entre esas tres cosas: Una vida sana y relajada. Consultar un médico o un psicólogo si las dos primeras no bastan. No dudes en compartir tus ideas.

Recent Posts